La docencia y el futuro

Por: Pablo Gentili

El 5 de octubre se festeja el Día Mundial de los Docentes. La fecha conmemora la aprobación, en 1966, de la Recomendación conjunta de la UNESCO y la OIT sobre el personal docente, una verdadera carta de derechos y responsabilidades del magisterio a nivel mundial.

Ha pasado casi medio siglo desde la sanción de estas recomendaciones y veinte años desde que la fecha se ha consagrado como una oportunidad propicia para llamar la atención acerca de las urgencias y desafíos que supone el ejercicio del oficio de enseñar en todo el planeta.

Dos cuestiones llaman poderosamente la atención al respecto. Por un lado, que hace 48 años fue posible establecer un ambicioso y necesario conjunto de normas relativas al desempeño de la docencia: la formación inicial y permanente de los maestros; sus mecanismos de contratación, carrera y ascensos; la protección y seguridad en el mantenimiento de los cargos; los procedimientos disciplinarios; la libertad de cátedra; la supervisión y evaluación de los procesos de enseñanza; las responsabilidades y derechos del ejercicio magisterial; la importancia de la participación y la consulta a los docentes y a sus organizaciones para la definición de los principales asuntos de política educativa; así como las condiciones que deben regular la negociación salarial de los trabajadores y trabajadoras de la educación. Por otro, que cada vez que se festeja un nuevo aniversario de la sanción de este acuerdo, se pone de relevancia la gran deuda que aún existe con estas recomendaciones, del mismo modo que su persistente violación e incumplimiento en algunos países o regiones del mundo.

Leer mas: Contrapuntos

Esta entrada fue publicada en Artigos/Artículos/Articles. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *