Estudiantes marchan para exigir ¡Que Chile decida su educación!

Foto:El Ciudadano

Convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile, se realizó por las calles de Santiago y otras ciudades del país bajo el lema “Ni corruptos ni empresarios, que Chile decida su educación”.
La presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Feuch), Valentina Saavedra, destacó durante el acto de cierre de la masiva convocatoria que esta vuelta a las calles es “en contra a todos lo que están velando por los intereses de unos pocos”, y remarcó la preocupación “sobre cómo se hace una reforma legítima si el mundo político está sumergida en una profunda crisis de confianza y legitimidad” por la corrupción que lo ensucia.
El éxito de la marcha contrasta con el débil anuncio que hizo días atrás la presidenta, Michelle Bachelet, sobre el envío de dos proyecto de ley que buscan mejorar los salarios de los profesores y establecer gradualmente la gratuidad de la educación universitaria desde 2016.
Los estudiantes lamentaron la poca incidencia que, en su opinión, han tenido hasta ahora en la elaboración de la reforma educativa, uno de los proyectos emblemáticos del segundo mandato de Bachelet.
El objetivo final de la reforma es conseguir mejorar la calidad de la enseñanza y que sea gratuita en todos los niveles, ya que con el modelo actual, diseñado durante la dictadura de Augusto Pinochet, los estudiantes se ven obligados a endeudarse para pagar sus estudios.
En una primera etapa de la reforma, el gobierno ha buscado poner fin al lucro, a la selección de alumnos y al copago por parte de los padres en los colegios subvencionados, ejes que fueron aprobados por el Congreso chileno en enero pasado.
“Nosotros no tenemos empresarios detrás para levantar los cambios”, subrayó Saavedra y llamó al gobierno a “salir de su pasividad” para que busque una solución real a la crisis política por la vinculación de empresarios en las campañas políticas y la emisión de facturas falsas.
Agregó que “no puede seguir el gobierno observando en pasividad mientras se agudiza la crisis del sistema institucional”, y advirtió que “un acuerdo por arriba no va a ser lo que acerque la política a la ciudadanía. Este es un problema político y deben asumirse las responsabilidades políticas”.
La manifestación, que convocó a 150.000 personas, según los organizadores, y a unas 40.000 según la estimación policial, comenzó alrededor de las 11.30 de la mañana desde la vereda norte del Parque Bustamante y pasó por el Palacio de La Moneda y la emblemática Alameda.
Por su parte, la vicepresidenta de la Federación de Estudiantes de Chile (Fech), Javiera Reyes, comparó la masiva salida a las calles de este jueves con la fuerza del 2011.
“Como en 2011, las calles volvieron a ser nuestras. Esta movilización con más de 150 mil estudiantes demuestra que el espíritu del 2011 nunca se fue. La lucha histórica que dimos hace cuatro años se mantiene más viva que nunca. Y los objetivos de estar en la calle son los mismos: conquistar una nueva educación para Chile, pública, gratuita y de calidad, que termine para siempre con la educación de mercado heredada de Pinochet”.
Reyes también emplazó al gobierno, enfatizando en que “hoy hemos dicho fuerte y claro: no queremos una gratuidad con letra chica y con condiciones. Es aberrante que se piense en la posibilidad de que los egresados paguen parte de su educación; eso mantendría el carácter subsidiario del Estado que tanto ha dañado a nuestro país. Mucho menos debemos aceptar que se pongan límites de años a quienes cursen carreras de educación superior”.

Fuente Cambio

Esta entrada fue publicada en Notícias/Noticias/Nouvelles/News. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *