best blackjack bonus play online video slots no download casino games casino promotion blackjack blackjackforusplayers.org 5 reel slots There are many online bonus slots new online casino games
download http://www.euro-online.org https://www.euro-online.org

Las 3 “D”. Nos cuenta Kailash Satyarthi, Premio Nóbel de la Paz 2014

Alberto Croce

Estos días han sido particularmente intensos para mí, como lo habrán podido comprobar mis amigos en mi facebook. Muchas cosas importantes e intensas vividas.

Sin duda, una de las más significativas ha sido la visita del Premio Nóbel de la Paz 2014 Kailash Satyarthi -mi amigo- y todos los momentos que pudimos compartir en las pocas horas que estuvo en Buenos Aires.
Entre tantas cosas a compartir elegí  una que me pareció muy significativa.
Habíamos finalizado una emotiva y extenuante actividad en Merlo y lo estábamos llevando al aeropuerto de Ezeiza con Leandro, mi hijo. Leandro manejaba y hablaba con Kailash haciéndole muchas preguntas, varias de ellas, bastante personales. Yo hacía de traductor desde el asiento trasero de la Partner. Kailash no habla nada de castellano, Leandro no habla nada de inglés.
En un momento, cuando Leandro le contaba sus planes de futuro, Kailash comenzó a decirle…
“En estos tiempos se habla mucho de 3D desde el mundo de la tecnología.
Sin embargo hay otro 3D que es muy importante para la vida. Una manera “tridimensional” de entender y vivir la vida.
Las 3D son Dreams (sueños), Discover (descubrimiento) y Do (hacer-poner en práctica)
La primera “D” se refiere a lo importante que es tener sueños. Sueños sobre lo que esperamos para nuestras personas. Pero también sobre lo que queremos para la sociedad de la que formamos parte. Ambos sueños.
Hay gente que tiene sueños para sí mismos, pero no los tiene para la sociedad en la que vive. Es muy individualista.
Hay gente que tiene sueños para la sociedad, proyectos políticos, pero no tiene sueños para sí mismo. Es difícil que logre algo realmente.
Es fundamental “combinar” estas dos perspectivas de los sueños. Y cuánto más grandes son los sueños, es más probable que podamos llegar más lejos.
Respecto de la segunda “D”, la del descubrimiento, tenemos que intentar buscar descubrir cuáles son nuestras fortalezas. Todos tenemos fortalezas. Y esas fortalezas, cuando las ponemos en función de los sueños, se vuelven muy transformadoras. A veces son cosas que parecen pequeñas, sin embargo, aún las pequeñas fortalezas permiten logros que, a veces, pueden ser realmente muy importantes.
Pero también tenemos que aprender a descubrir cuáles son las oportunidades que nos rodean. Porque muchas veces los problemas de los otros y de la sociedad en la que vivimos son nuestras propias oportunidades.
Si en una comunidad hay niños que no están yendo a la escuela, no son un problema sólo de sus padres. Porque esos niños son los hijos de todos.
Y lo que es un problema para la comunidad, puede transformarse en una oportunidad para nosotros si nos decidimos a luchar por que esto cambie y ponemos nuestras fortalezas en función de estos cambios necesarios.
La tercera “D” es la del DO (en inglés, hacer). Los hombres y las mujeres tenemos finalmente que decidirnos a hacer.
Si nos quedamos solo en pensar y en mirarnos, no transformamos la realidad. Tenemos que estar preparados para hacer, para poner en práctica lo que queremos, soñamos y se nos presenta como oportunidad.
Y no se trata de querer hacer todo de golpe. Para subir una montaña hay que ir “paso a paso”. Algunos llegan primero, otros después. Pero lo importante es “ir subiendo”. No quedarse, y si nos quedamos, volver a intentarlo y seguir.”
Gracias, Kailash, por estas hermosas últimas palabras antes de dejarte en el aeropuerto. Fue un momento casi “mágico”. Yo traduciéndole a mi hijo estas hermosas palabras que le estaba dejando nada menos que un Premio Nóbel de la Paz, un hombre “ordinario”, como nos dijiste que te sentías. Un hombre que en realidad, había recibido este inmenso y merecido reconocimiento, en nombre de todos los activistas y militantes defensores de los derechos de los niños, los pibes, los botijas, los pelados, los chinitos, los gurises, los wevones de estas tierras latinoamericanas y de todo este mundo tan tremendo, patético, convulsionado y maravilloso.
Hasta que la vida nos vuelva a reunir en cualquier lucha, en cualquier camino…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *